Arañas vasculares

Causas y tratamientos

Si hablamos de las telangiectasias posiblemente no sepas a qué nos referimos. Es normal, muchas veces en el mundo sanitario abusamos de terminología que difícilmente es comprensible para el ciudadano de a pie. Pero, como nuestro objetivo siempre es hablarle al paciente en un lenguaje común, porque queremos dar esa seguridad y confianza que creemos que es necesaria en la medicina estética, en vez de hablaros de las telangiectasias hablaremos de las arañas vasculares, que es lo mismo y que seguro entiende todo el mundo.

Las arañas vasculares son pequeñas venas que se forman en la superficie de la piel, principalmente en las piernas y el rostro. Se pueden presentar de manera ramificada o en forma de línea. Es algo muy común y normalmente no causan dolor.

Entre sus causas principales destacan los factores hereditarios, cambios hormonales en la mujer y permanecer de pie o sentado durante tiempos prolongados. Además de ello, existen otros factores, menos comunes pero a tener en cuenta, como el estreñimiento crónico, ciertos medicamentos o píldoras anticonceptivas, el aumento de peso o llevar ropa excesivamente ajustada, zapatos de tacón alto o largas exposiciones al sol.

En algunas ocasiones se puede mitigar cambiando los hábitos de vida. En los demás casos, cuando las causas son hereditarias o cuando las arañas vasculares surgen por cambios hormonales, como el embarazo, se pueden eliminar con diferentes tratamientos. Tal y como explica nuestro director médico, Dr. Evelio Pedroso, “aplicar uno u otro dependerá de un examen médico para comprobar el nivel de telangiectasia. En nuestra Clínica Integral de Medicina Estética 3Medic analizamos las dilataciones de esos vasos capilares y, una vez hecho el estudio, informamos al paciente de la técnica que creemos conveniente”.

Dependiendo del tamaño de estas dilataciones se opta por un tratamiento u otro. Los casos más leves pueden tratarse con cambios de hábitos, como la mejora de alimentación ingiriendo más verduras y hortalizas, eliminando la sal de nuestra dieta, aplicando frío en las zonas a tratar o realizando deporte moderado. Todo ello, acompañado de la aplicación de alguna crema puede mejorar el aspecto de la zona a tratar.

Si el tamaño de nuestras venas dilatadas es algo superior utilizamos la escleroterapia.

Consiste en la inyección de una sustancia irritante que provoca la fibrosos y desaparición de esas venas inyectadas. Los resultados son excelentes e inmediatos.

Pero quizá el mejor resultado lo obtengamos con el láser. Se requiere una sola sesión y es definitivo. Todas las venas que son tratadas con láser no vuelven a aparecer, aunque pueden surgir otras. La escleroterapia es prácticamente indolora y se puede hacer vida normal inmediatamente después del tratamiento. El médico simplemente recomendará la ingesta de antiinflamatorio las siguientes 24 horas.

 Fuente de la imagen: www.pexels.com
Recent Posts