La importancia de cuidar todas las capas de la piel

Piel bonita, piel envejecida, piel morena, piel blanca… hay infinidad de adjetivos que acompañan a la parte más extensa de nuestro cuerpo, ese órgano que nos recubre totalmente y que tiene la función de actuar como barrera protectora contra agentes externos y regula nuestra temperatura. 

A grandes rasgos todo el mundo conoce qué es la piel y que consta de dos capas; una más externa, la epidermis, que es la que percibimos en cualquier persona, y una interna, la hipodermis. Entre una y otra tenemos una capa media llamada dermis.

A determinada edad empezamos a preocuparnos por el cuidado de la epidermis, posiblemente porque es lo que causa esa primera impresión ante los ojos de los demás.

Tenerla cuidada, sin arrugas e hidratada se convierte en algo prioritario y tendemos a buscar tratamientos que satisfagan ese deseo de sentirnos bien por fuera. 

Pero, ¿qué pasa con la parte interior de nuestra piel? La dermis que, como hemos dicho es la capa intermedia, está compuesta por colágeno y se encarga de proporcionar a la epidermis de nutrientes, además de protegerla de infecciones, y la hipodermis, o parte más interna de la piel, que está compuesta por células grasas, merecen los mismos cuidados porque, aunque no se vean por fuera, sus efectos sí están directamente relacionados con el exterior de nuestra piel. Con tratamientos específicos, una buena hidratación y reactivando el colágeno natural conseguiremos una piel saludable.

Por ello, y aunque a nuestra clínica acuden muchos pacientes interesados en el rejuvenecimiento facial, nuestro director médico, Evelio Pedroso, recomienda una serie de tratamientos que van más allá del interés estético. Porque sí, “todos queremos lucir una piel bonita pero lo primordial es que esté sana, por dentro y por fuera” indica  el doctor Pedroso.

Para ello, como hemos dicho, hay muchos tratamientos. Todos merecen ser explicados con detenimiento pero hoy, simplemente vamos a dar unas pinceladas de los que, para nosotros, son los que consideramos más efectivos. Nos referimos al Skin Quality, inyectable de ácido hialurónico que mejora los niveles de hidratación, suavidad y elasticidad en una sola sesión, la Radiofrecuencia, que combate la flacidez de la piel mediante unas ondas electromagnéticas incidiendo en el tejido subcutáneo, o la Microdermoabrasión, que consiste en un peeling más eficaz que el tradicional. Este tratamiento elimina las células muertas de la piel y la limpia desde los niveles más profundos. 

Una combinación de ellos, especialmente la combinación de tratamientos que incidan a nivel interno con el externo, hace que el resultado sea mucho más satisfactorio y duradero. La piel gana en salud y nuestro aspecto mejora visiblemente.

Fuente de imagen: Freepik

Recent Posts