¿Por qué tenemos la misma edad y mi piel tiene más arrugas?

¿Quieres conocer los factores de las arrugas en la piel?

La piel envejece. No hace falta que la ciencia nos lo diga. Envejecemos con los años y nuestro cuerpo madura en la misma medida. Este aspecto no tiene por qué ser motivo de lamento. Simplemente tenemos que asimilar el paso de los años y verlo con el optimismo de ir superando etapas y acomodándonos en las nuevas con la alegría de saber que estamos aquí, disfrutando de los placeres que nos da la vida porque la vida es, en sí misma, un regalo.

Vamos a referimos a la piel. Tener una piel sana, cuidada y conocer los aspectos que aumentan la aparición de arrugas nos puede servir para combatir esa piel madura que nos aporta más años. Existen factores internos y externos que influyen en el envejecimiento y la aparición de arrugas en la piel. Por ejemplo, el factor genético sería interno mientras que el tabaco sería un factor externo.

Indiscutiblemente el factor genético es importante, sabemos también que el tabaco nos envejece. Al gesticular en cada calada que se da a un cigarrillo marcamos involuntariamente el llamado código de barras. Un cigarro tras otro, por poco que se fume, son muchos movimientos concentrados en el labio superior pero además, el humo del tabaco consume nuestra Vitamina C, sobre todo la producción de colágeno, del cuerpo restando humedad de la piel.

Otro factor clave que tenemos que tener en cuenta es la exposición al sol. Debemos siempre protegernos de los rayos ultravioletas para proteger nuestra piel de las molestas arrugas y flacidez que se genera cuando permanecemos muchas horas expuestos al sol.

La climatología también perjudica nuestra piel. Unas temperaturas excesivamente bajas y el viento frío contribuyen a su deterioro, la reseca y la deja desprotegida ante estos fenómenos adversos.

El alcohol también afecta negativamente en nuestro rostro porque dilata los vasos sanguíneos pequeños y eso hace que aumente el flujo de la sangre. Esto nos puede provocar un enrojecimiento permanente en nuestra capa más superficial.

La vida sedentaria y el estrés son otros factores negativos a la hora de presentar una piel sana y joven.

El deporte nos ayuda a eliminar sustancias tóxicas que perjudican a nuestro organismo y el estrés nos lleva a fruncir de manera continua el ceño, marcando así esa arruga tan característica cuando vamos cumpliendo años.

Además de todo ello, creemos que es muy importante respetar las horas de sueño. Dormir entre ocho y nueve horas diarias ayuda a lucir un aspecto descansado, disminuyendo las ojeras y las bolsas que se forman bajo los ojos.

Además de todos estos factores negativos que conviene conocer para cambiar nuestros hábitos, existen muchos tratamientos médico estéticos para que el paso del tiempo se estanque en nuestra piel y podamos prolongar una juventud durante más tiempo.

Fuente imagen: unsplash
Recent Posts