¿Qué son estas rojeces que me han salido en la cara?

¿A qué se deben las rojeces en el rostro?

Desde el momento en que nacemos, los cuidados básicos a un recién nacido pasan, entre otros, por aplicar cremas hidratantes y productos específicos con fórmulas hipoalérgicas, sin perfumes, colorantes ni conservantes. Se debe a que la piel del bebé es muy delicada y esto no es baladí. Demuestra la importancia que debemos darle a la parte más extensa de nuestro cuerpo, desde edades tempranas, y lo recomendable que es crecer con unos hábitos en los que el cuidado y la atención de nuestra piel cobran mayor importancia, especialmente si queremos proteger la capa externa de nuestro cuerpo de agentes externos o, si presenta alguna afección, poder combatirla o disminuir sus efectos. 

Cuando hablamos de enfermedades de la piel solemos pensar en el acné, la psoriasis o la dermatitis atópica, por citar algunas. Pero existen muchas otras enfermedades, menos comunes, que debemos tener en cuenta para mantenernos sanos. Hoy vamos a centrarnos en varias afecciones que posiblemente hayamos percibido pero no sabemos cómo llamarlas o si son delicadas.

Una de ellas es la conocida como Melasma. Se trata de unas manchas simétricas que se forman en la frente, mejillas, labio superior o nariz. Se trata de una enfermedad que normalmente es hereditaria pero también puede producirse por la exposición al sol o por cambios hormonales. El Melasma no es más que un aumento de melanina en la epidermis, la dermis o mixta. 

La Cuperosis es una dilatación de los vasos superficiales de la dermis produciendo una telaraña rojiza en nuestro rostro. Las zonas más afectadas suele ser las alas nasales, los pómulos y las mejillas. La aparición de esta afección suele ser progresiva y está directamente vinculada a las condiciones climatológicas. No obstante, así como en el caso anterior; en el melasma, el consumo de alcohol puede favorecer su aparición, en la cuperosis está demostrado que las bebidas alcohólicas no provocan su aparición.

Respecto a la rosácea, otra enfermedad común de la piel, afecta principalmente a las zonas mencionadas; nariz, mejillas y frente y barbilla. La rosácea se produce por el aumento de sangre en la capa superficial de la piel. Entre sus factores, destacamos los genéticos o los ambientales externos y tiene mayor incidencia entre las mujeres de piel clara y sensible.

En 3Medic recomendamos la visita a nuestros especialistas para poder evaluar la intensidad y ayudar a mitigar sus efectos con tratamientos específicos para cada caso.

Fuente de la imagen: www.freepik.es

Recent Posts