¿QUIERES SABER UN POCO MÁS?

Si tienes dudas sobre algún tratamiento en específico o cualquier otra cosa, ponte en contacto con nosotros. Déjanos tus datos y te llamaremos.

Radiofrecuencia

La Radiofrecuencia es una tecnología reconocida en cirugía desde hace más de 70 años. Inventada por el Dr. T. Bowie (Hardvard). En medicina estética se utiliza la modalidad Unipolar, Bipolar y Tripolar.

La Radiofrecuencia se define como radiaciones electromagnéticas situadas dentro del espectro, entre la radiación Infrarroja y las Ondas Largas. El campo terapéutico está comprendido entre la Onda media y la Onda Corta. Cuando se aplican sobre un tejido, provocan rápidas oscilaciones de los campos electromagnéticos, causando movimientos de las moléculas cargadas, cuyo resultado es un incremento de la temperatura del tejido. Los efectos térmicos vienen determinados por el tipo de Radiofrecuencia, el nivel de energía, duración del tratamiento y el tipo de tejido a tratar.

 

Efectos de la Radiofrecuencia
Se trata de una técnica que consiste en aplicar energía a través de la superficie de la dermis, mediante un calentamiento profundo y controlado que afecta a la piel y al tejido celular subcutáneo, provocando una serie de reacciones que favorecen:

La formación de nuevo colágeno, al elevar la temperatura de los fibroblastos, células encargadas de su fabricación; tanto en la piel como en el tejido subcutáneo, permitiendo que todo el tejido adquiera firmeza gracias a la reorganización de los septos fibrosos y engrosamiento dérmico suprayacente.

Drenaje limfático, que permite disminuir los líquidos y las toxinas en el que se encuentran embebidos los adipocitos del tejido afecto de celulitis.

Mejora la circulación de la piel y tejido subcutáneo, que mejorará el metabolismo con la consiguiente disminución del aspecto de la “piel de naranja” y de la flacidez, produciéndose al mismo tiempo una reducción volumétrica del área tratada.

Migración de fibroblastos, que acompaña a la respuesta inflamatoria tras la lesión térmica controlada, con retracción del tejido y que da como resultado un rejuvenecimiento de la zona tratada.

La gran ventaja que representa la Radiofrecuencia no ablativa es que respeta la epidermis, con el mínimo enrojecimiento de la piel, sin dañar la capa externa.

 

Indicaciones
Tratamiento de la flacidez cutánea en cualquier zona facial y/o corporal. Este tratamiento reduce los signos de envejecimiento de la piel, proporcionándole una apariencia más juvenil. También denominado “thermalift” o radiodermoplastia, el tratamiento se lleva a cabo con una tecnología aprobada por la FDA americana para el tratamiento de los surcos y la flacidez que se origina en el rostro por la laxitud de la piel.

En los tratamientos faciales se consigue una expresión más vivaz y juvenil. Se consigue una elevación de las cejas cuando se trata la parte superior del rostro y una disminución de los pliegues nasogeniano al tratar las mejillas; al tratar toda la cara, se logra una mayor definición del óvalo facial, pudiendo también tensar la piel del cuello.

En los tratamientos corporales (brazos, abdomen, muslos, etc.) mejora la flacidez cutánea y la piel recupera su textura.

La Radiofrecuencia puede combinarse con otras técnicas como la luz pulsada intensa, que mejoran la textura de la piel, las pequeñas manchas y venitas de la cara, con peeling químicos, rellenos, botox…, que deben realizarse en diferentes tiempos y con una secuencia programada para conseguir un rejuvenecimiento facial integral.

 

Procedimiento
La Radiofrecuencia genera un campo electromagnético que cambia de positivo a negativo, lo que causa un movimiento rotacional de las moléculas que genera calor.

Los dos tipos de Radiofrecuencia utilizados son la Bipolar, que provoca un calentamiento superficial de la piel, y la Unipolar, que produce un calentamiento en la parte más profunda de la dermis actuando sobre el tejido adiposo. Dado que el aparato de Radiofrecuencia tiene cabezales, se podrá aplicar la energía a distintas profundidades, y así tratar distintos tipos de celulitis, y también la laxitud facial y de otras áreas.

El procedimiento es sencillo, y, previo a la sesión, se toman fotos y se marca la zona con un rotulador quirúrgico. Posteriormente se aplica sobre la piel limpia la energía introduciéndola por medio de un cabezal de tratamiento que se mueve constantemente sobre la piel, evitando así lesiones como abrasiones y quemaduras de la piel.

Una vez terminada la sesión se aplica un gel descongestionante tipo aloe vera en las zonas tratadas, recomendándose beber abundante agua tras la sesión, ya que ayudará al resultado final. La gran ventaja de tratar la flacidez con Radiofrecuencia es que se puede continuar con una vida social normal inmediatamente después del tratamiento.

La duración del tratamiento es variable dependiendo del área a tratar, entre los 25-30 minutos en las zonas pequeñas como brazos o abdomen y los 45-50 minutos para zonas más amplias como trocánteres (cartucheras) por sesión.

El número de sesiones necesarias es variable y va a depender del estado de cada paciente y el nivel de exigencia del mismo, pero se consideran necesarias entre 4 y 6 sesiones en facial y entre 6 y 10 en tratamientos corporales.

El procedimiento es bien tolerado y no precisa anestesia, ya que solo se siente calor y, solo las personas con celulitis muy dolorosas, pueden llegar a sentir un poco de dolor a la fricción del cabezal en ciertas zonas.

 

Resultados
El efecto inmediato de la aplicación de Radiofrecuencia es la retracción del colágeno, con más o menos rapidez según los casos pero, lo que se pretende conseguir gradualmente es la reestructuración del colágeno profundo, con la formación de nuevas fibras que sustituyan a la envejecidas y hagan los tejidos más elásticos y favorezcan la homeostasis consiguiéndose así una piel más tersa y una evidente reducción de las arrugas y flacidez.

El efecto tensión se aprecia de una forma gradual y progresiva a partir del mes de tratamiento, aunque el proceso depende del estado en el que se encuentre el colágeno de la persona, entre los dos y cuatro meses posteriores al tratamiento, con resultados suelen durar aproximadamente dos años.

Puede también realizarse una sesión de recuerdo pasados unos meses, cuando médico y paciente lo consideren necesario.

 

Efectos secundarios, contraindicaciones
Se trata de un tratamiento muy seguro.

Al terminar la sesión de tratamiento se puede presentar un ligero enrojecimiento o edema que desaparecerá en un corto periodo de tiempo. Pocas veces se produce alguna pequeña equimosis en zonas de fragilidad capilar.

Este tratamiento ha sido evaluado muy cuidadosamente sobre miles de personas (más de 120.000 casos en Estados Unidos), con una mínima incidencia de incidentes adversos duraderos.

La Radiofrecuencia está contraindicada en los casos de embarazo y lactancia, cardiopatías graves, alteraciones de la coagulación, enfermedades del tejido conectivo y neuromuscular, implantes de colágeno recientes, pacientes portadores de prótesis metálicas, marcapasos, desfibriladores o cardiversores.

Cavitación

La cavitación se define a partir de la generación controlada y repetida de microburbujas de vacío en el interior de un líquido, fluido o material fisiológico, seguida de su propia implosión. Este método se caracteriza por lograr romper las difíciles estructuras de depósitos grasos localizados. Estas zonas suelen ser resistentes a las dietas de adelgazamiento, dado su carácter de almacenamiento y no son fáciles de eliminar, tampoco, a través del ejercicio o los masajes. La cavitación, siempre que no sea aconsejable una técnica quirúrgica como la liposucción, consigue actuar sobre estas zonas, liberándolas de grasa. Es un reafirmante muscular y moldeador del cuerpo que obtiene resultados en pocas sesiones.

 

Mecanismo de acción
Los ultrasonidos cavitacionales son una sucesión de ondas ultrasónicas con aumento de potencia progresiva y un descenso repentino que al final provoca la cavitación de volúmenes líquidos en medios cerrados o semicerrados.

Esto provoca la destrucción de la célula adiposa con la siguiente transformación de la grasa en una sustancia líquida (diglicérido) que será eliminado a través del sistema linfático y vías urinarias. Las células grasas se ven expuestas a una sobrepresión, que rompe sus membranas, desencadenando la destrucción de los adipocitos. La grasa que contiene, los triglicéridos, se fragmentan en diglicéridos, pudiendo éstos últimos ser expulsados a través de la orina. A través de una emulsificación de la grasa, se consigue cambiar el estado de los depósitos grasos, pasando de sólido a líquido, convirtiéndose en una sustancia fácil de eliminar mediante orina.

 

Sesión
Se utiliza un rodillo “inteligente” que genera microburbujas de vacío de forma controlada; éstas producen la llamada cavitación, que son ondas ultrasónicas moduladas en múltiples frecuencias.

El tratamiento es totalmente indoloro, no toca ni se acerca a ningún órgano vital. Se puede notar una ligera sensación de succión que no es dolorosa en absoluto. Otra ventaja respeto a otros tratamientos es que mejora notablemente la circulación, elimina toxinas y aumenta el tono y la elasticidad de los tejidos.

Se recomienda realizar un mínimo de 10 sesiones , de una duración promedio de 35 minutos, que se reparten en una sola área de trabajo: abdomen incluida las lumbares, glúteos, y zona externa o interna de la pierna.

Una vez finalizada la sesión se puede realizar una sesión de Radiofrecuencia si la flacidez de la piel lo requiere.

Antes y después de cada sesión se recomienda beber abundante agua y realizar dieta hipocalórica; También es ideal para mejorar los resultados realizar ejerció físico al finalizar la sesión , mediante plataformas vibratorias o ejercicio suave entre sesión y sesión.

 

Resultados
Disminución gradual volumétrica y mejora de la textura superficial, resultado obtenido después de 10 sesiones con un tratamiento por semana, combinado con otras técnicas para facilitar el drenaje linfático y vascular.

Los mejores resultados se obtienen combinando diferentes técnicas:

Cavitación

Radiofrecuencia

Dieta

Ejercicio físico

 

Contraindicaciones
Problemas de Hipertrigliceridemia, trastornos hepáticos, problemas linfáticos, embarazo, lactancia, obesidad mórbida, etc.…

Marcapasos cardíaco y presencia de cualquier prótesis en las zonas de tratamiento.

Otitis y otras dolencias auditivas.

Trabajar encima de articulaciones.

Trabajar encima de algunos órganos como el bazo, riñón o el hígado.

Trabajar encima de las vértebras en la espalda.

Tratamientos faciales con las sondas de 33KHz.

Hacer más de una hora de tratamiento por día.

PRESOTERAPIA

Método terapéutico utilizado en medicina estética y fisioterapia que, a través de un masaje especializado, estimula la circulación mediante la aplicación de presiones sobre las distintas partes del cuerpo.

 

Mecanisno de acción
La Presoterapia basa su acción en la consecución de una compresión externa que origina un aumento del paso del líquido intersticial al interior de los capilares y vasos linfáticos, favoreciendo la reabsorción de edemas. A la par, el masaje presionante facilita el deslizamiento fisiológico del flujo venoso y linfático, activándose así la circulación de retorno.

 

Indicaciones
El efecto principal del tratamiento es el estímulo de la circulación de retorno; de ahí sus principales indicaciones en:

Estímulo de la circulación de retorno venosa y linfática.

Edemas venosos, linfedemas.

Celulitis, por su acción estimulante sobre la circulación venosa y linfática; ayuda a la movilización de nódulos.

Mejora el trofismo de la piel, favorece la recuperación de la elasticidad cutánea.

Por efecto indirecto estimula la circulación general del organismo, y ayuda a la recuperación tras la fatiga, y a la relajación.

Por su acción sobre la circulación, su empleo es de gran utilidad tras operaciones de cirugía estética, para el restablecimiento de la normalidad de la zona.

 

Sesiones
Los aparatos de presión positiva actúan mediante un compresor, que introduce aire, a una presión fija o alternada, en unos aplicadores especiales (por brazos y piernas) con fines fundamentalmente de estímulo circulatorio. Los aplicadores son fundamentalmente para piernas, aunque también los hay para brazos y para abdomen.

El terapeuta realiza movilizaciones lentas y progresivas en forma ascendente, de manera que hace el mismo recorrido de la circulación normal de la linfa, el fluido encargado de transportar nutrientes a las células y eliminar sus productos de desecho sacándolas fuera de ellas a través de pequeños vasos linfáticos.

El número de sesiones dependerá de la situación del paciente y del criterio del facultativo que haga la valoración. Desde tres sesiones semanales al principio, hasta una semanal de mantenimiento.

El uso de presoterapia, puede combinarse con dietas y otros tratamientos estéticos para optimizar resultados.

 

Contraindicaciones
Problemas locales: úlceras, varices, tromboflebitis y flebotrombosis recientes, infecciones cutáneas y linfagitis.

Problemas de descompensación cardiocirculatoria, hipertensión arterial intensa, infarto de miocardio.

ELECTROESTIMULACIÓN

La electroestimulación son corrientes bioeléctricas que generan un efecto positivo por medio del movimiento muscular específico para actuar en  diferentes zonas del cuerpo.

 

Efectos de la electroestimulación en estética
Entre las principales características de la electroestimulación podemos encontrar la reducción natural de grasas, la mejora de la circulación sanguínea, linfática y mejorar los efectos  de otros tratamientos estéticos.

 

Zonas beneficiadas
Este procedimiento estético tiene efecto especialmente en aspectos como el sistema linfático, tratamiento contra la celulitis y reafirmación del músculo o tejido.

 

A quien va dirigido
La electroestimulación está recomendada para personas interesadas en tratamientos corporales no invasivos que ayuden a adelgazar, reduzcan la celulitis, reafirmen, drenen, etc… Como ayuda a otros tratamientos estéticos. Mujeres que se estén recuperando en el período postparto.

 

Sesiones
La Electroestimulación  requiere entre 10 y 15 sesiones para lograr excelentes resultados.

FOTODEPILACIÓN

El equipo de Luz Pulsada Intensa (IPL) está pensado para el tratamiento no invasivo de depilación, cuyos resultados definitivos se han de medir por la experiencia de años de utilización. Esta luz de alta intensidad que es filtrada a través de piezas de cristal óptico, garantiza que solo emitamos en un espectro de longitudes de onda determinados, lo que permite ser efectivos casi en cualquier tipo de pelo y piel siendo especialmente efectivos en pieles claras con pelos obscuros y casi ineficaz en pelos claros y no recomendado en pieles muy obscura.

Hoy en día, está demostrada la efectividad de la luz pulsada intensa para la eliminación de larga duración del pelo superfluo, ya que la destrucción continuada del folículo piloso, logra que la depilación tenga lugar. La melanina que es el pigmento mayoritario y está localizado en los melanosomas y el bulbo piloso, absorberá la mayoría de la energía emitida por el equipo y la acumulará en la raíz del pelo, que es donde el acumulo es mayor. Esto provoca un calentamiento súbito en la matriz del pelo y provoca la destrucción de la raíz (fototermolisis).

La terapia consiste en múltiples tratamientos aplicados cada mes, mes y medio o dos meses, para intentar eliminar en cada sesión, u mayor número de células de la matriz productora del pelo, consiguiendo así una eliminación gradual durante éste tiempo. El número de sesiones varía según la zona tratada, siendo por término medio, entre cinco y ocho sesiones. El resultado clínico puede variar en los diferentes tipos de piel y con los diferentes colores y localizaciones del pelo.

Es fundamental para la efectividad del tratamiento, que en el momento de la sesión, el pelo esté presente, no extraído previamente, por ejemplo con cera o pinzas, pero que tampoco sea demasiado largo y se pierda efectividad gastando energía eliminándolo. Lo ideal es una longitud de pelo entre 2 y 3 mm, cosa que se puede conseguir utilizando previamente a la sesión crema depilatoria o rasurándolo con maquinilla. Al ser un sistema progresivo de temperatura controlada, no se derrite o destruye el pelo que está dentro del folículo, por lo que en los aproximadamente quince días posteriores, el aspecto es de crecimiento del pelo, ya que éste es expulsado progresivamente. Durante ese tiempo no se debe arrancar con pinzas o cera y en caso necesario puede aplicarse una crema depilatoria o rasurar. Pasado este tiempo el pelo caerá solo

La Luz Pulsada Intensa no es ningún tipo de radiación ionizante, por lo que no tiene efectos sistémicos conocidos.

De todos modos tiene que saber que existen una serie de contraindicaciones:
Mujeres embarazadas.

Epilépticos o personas con marcapasos o enfermedades cardíacas (comunicarlo al médico).

Personas tratadas con medicación fotosensibilizante.

Heridas abiertas o zonas sangrantes.

Lesiones cutáneas dudosas (consultar con el médico).

Infecciones, herpes o dermatitis diversas.

Los diabéticos sería una contraindicación relativa, dado que la disminución de sensación de temperatura podría provocar una quemadura si el médico no es advertido previamente.

 

Posibles efectos secundarios
Dolor: algunos pacientes sienten molestias durante el tratamiento. Estas molestias pueden ir de media a moderada y no dura mucho. Esta molestia se regula bajando la energía de cada disparo o si se desea usando compresas de agua fría sobre el área tratada.

Curación: existe la posibilidad de desarrollar costras o ampollas. Estas son superficiales, siendo el riesgo de cicatriz casi nulo y se tratan médicamente como una quemadura u otro tipo de ampolla.

Cambios pigmentarios: las áreas tratadas se curarán probablemente sin ningún cambio pigmentario, de todos modos siempre existe la posibilidad de una hiper o hipo pigmentación. Esta es temporal e ira desapareciendo entre 1 y 6 meses. Es importante evitar la exposición solar y los rayos UVA, sin la protección adecuada tanto antes como después del tratamiento.

Cicatrices: es muy raro que aparezcan y es importante seguir todas las instrucciones postratamiento cuidadosamente.

Hinchazón excesivo: pudiera ocurrir inmediatamente después del tratamiento, especialmente si la cara ha sido tratada. Esta es temporal y no es dañino. La aplicación de frío local disminuirá el hinchazón.

Piel frágil: la piel que ha sido tratada no deberá frotarse y cuando se aplique maquillaje debe hacerse cuidadosamente. El maquillaje puede aplicarse inmediatamente después de la sesión siempre y cuando la piel no esté agrietada. Si eso ocurriera el médico le recetará el tratamiento adecuado.

FOTOREJUVENECIMIENTO

El deterioro de la piel se debe a dos factores:

Cronoenvejecimiento: es un deterioro fisiológico natural, que unido a factores genéticos, envejecen nuestra piel.

Fotoenvejecimiento: es la superposición de los cambios crónicamente inducidos por la radiación ultravioleta con los del envejecimiento cronológico.

 

Signos clínicos de fotoenvejecimiento
Arrugas: se producen arrugas profundas y guesas. Las líneas de expresión facial se tornan más marcadas (arrugas dinámicas) y el aumento de la laxitud de los tejidos lleva a la aparición de arrugas por flacidez.

Cambios vasculares: aparición de eritema difuso, numerosas telangiectasias e incluso lagos venosos.

Atrofia, laxitud, xerosis (sequedad): Se manifiesta como piel adelgazada con una red venosa fácilmente visible; Laxitud por afectación de las fibras elásticas; Piel seca, rugosa, descamada.

Pigmentaciones y despigmentaciones.

Hiperplasia sebácea (comedones).

Esto supone que para el tratamiento del fotoenvejecimiento se requiera una estrategia global, actuando sobre la mayor parte de los factores implicados.

Desde una correcta protección solar, alimentación adecuada, tratamientos tópicos, dermocosmética, hasta combinación de tratamientos: botox, micro-dermoabrasión, radiofrecuencia, rellenos de ácido hialurónico, hidroxiapatita cálcica y en este apartado, IPL.

 

¿Qué es IPL?
La luz intensa pulsada o IPL, elimina las huellas que los años y los factores asociados a los estilos de vida individuales , dejan en la piel, proporcionando un rejuvenecimiento global de la piel del rostro, cuello, escote y manos.

La energía de la luz emitida actúa en las capas más profundas de la piel estimulando la formación de colágeno, lo que produce una mejoría progresiva de la textura y tonalidad de la piel. Por otro lado la luz intensa pulsada emite una banda ancha de luz que permite tratar otros objetivos: eliminación de manchas, rojeces, poros dilatados, arrugas finas y dar luminosidad.

 

Tratamiento:
Se requiere una piel perfectamente limpia, sin maquillajes ni cremas. Se aplica una fina capa de gel sobre la zona a tratar que facilita la transmisión de la energía de la luz y un sistema de enfriamiento que protege las capas más superficiales de la piel. Según la zona a tratar, el tiempo empleado variará, des 20 minutos hasta una hora.

Después del tratamiento el paciente se puede maquillar e incorporar de forma inmediata a su vida cotidiana.

 

Resultados:
Los resultados son evidentes desde la primera sesión, requiriéndose un número limitado de sesiones que estará en función del fotoenvejecimiento personal.

Se produce una progresiva mejoría, en cada sesión, de los daños del fotoenvejecimiento antes explicados.

 

Pregunta frecuentes
¿Se puede tomar el sol? Se recomienda la no exposición solar quince días antes y después del tratamiento, con el correcto uso d protectores solares.

¿Tiene algún efecto secundario? Después de cada sesión puede aparecer un ligero enrojecimiento en las dos horas siguientes al mismo, que se puede disimular con maquillaje.

¿Alguna precaución especial después del tratamiento? Se recomienda no realizar tratamientos agresivos en los 15 días posteriores al tratamiento, tipo peeling o dermoabrasiones.

¿Cuánto duran los efectos? Al realizarse el tratamiento en varias sesiones con resultados progresivos y en relación al deterioro previo, se postula, en estudios realizados, que dichos efectos tiene una duración promedio de un año.

FOTODESPIGMENTACIÓN

El tratamiento con luz pulsada intensa o IPL es la forma más cómoda y eficaz de eliminar los diversos tipos de manchas o pigmentaciones que aparecen en la piel como consecuencia de la acumulación de melanina en la piel.

Para mayor efectividad del tratamiento es recomendable, en algunos casos, la combinación de tratamientos. Así, junto al tratamiento con IPL, aumenta la efectividad de la eliminación de pigmentaciones, la combinación con diversos tipos de peeling, microdermoabrasión, el uso de formulas magistrales despigmentantes, etc.

La combinación de tratamientos debe realizarse de forma totalmente personalizada y bajo supervisión médica. Para nuestro Centro Médico, tan importante es la eliminación de manchas o pigmentaciones, como evitar su nueva aparición, siendo imprescindible seguir las indicaciones médicas tras su eliminación.

 

Tratamiento
Consiste en aplicar un pulso de luz que atraviesa la piel y disgrega la melanina acumulada en forma de pigmentación, de manera que el cuerpo puede eliminarla progresivamente. Tras el tratamiento,la pigmentación parece con coloración más intensa, y después de unos días se inicia el proceso de absorción progresiva.

El tratamiento completo de eliminación de pigmentaciones se lleva a cabo a lo largo de tres o cuatro sesiones, tras las cuales el paciente puede volver inmediatamente a sus actividades cotidianas.

El número de sesiones varía en cada paciente dependiendo de la edad, la ubicación, la profundidad y el tipo de mancha. No obstante, los resultados empiezan a notarse desde la primera sesión, apreciándose que la pigmentación va perdiendo color y definición.

Las sesiones suelen espaciarse entre cuatro y seis semanas, tiempo que asegura que la piel se recupere entre sesiones. Además, es fundamental que dicho tratamiento se realice en épocas de poca exposición solar.

 

Precauciones previas
Es imprescindible evitar la exposición solar quince días previos al tratamiento y durante todas las sesiones necesarias. Tampoco deben usarse autobronceadores o rayos UVA.

En nuestro Centro Médico, ya sea con utilización exclusiva de IPL o tratamientos combinados, recomendamos una preparación previa de la piel, que varía en cada situación, supervisada tras el diagnóstico médico y potencia el tratamiento a realizar y minimiza los efectos secundarios.

 

Cuidados posteriores
Es imprescindible evitar la exposición solar y rayos UVA en la zona tratada durante el tiempo que le aconsejará el médico, que variará en relación a la intensidad del tratamiento, tipo de pigmentación, tipo de piel, etc.

Se aconseja la utilización del tratamiento tópico indicado, que va desde la utilización de formulas magistrales con corticoides y protectores de la piel, para minimizar la inflamación de la  zona tratada, hasta la combinación de tratamientos tópicos (cremas) para potenciar y prolongar los resultados del tratamiento con IPL.

 

Contraindicaciones
Tras la realización de una historia clínica completa, donde se ponen en evidencia sus antecedentes médico-quirúrgicos, la medicación que usted está tomando, las alteraciones hormonales si las hay, etc., se le indicará si usted es tributario/a o no para este tipo de tratamiento de pigmentaciones y por supuesto de las alternativas posibles.

Dentro las contraindicaciones más claras están el embarazo y la lactancia.

Esta contraindicado cuando existan lesiones localizadas en la piel tratada (heridas abiertas, infectadas…), la utilización de fármacos fotosensibilizantes (el médico le informará).

Un reciente exposición solar contraindica el tratamiento.

RESERVA TU CITA. LLÁMANOS 871 710 438